Detrás del Unicornio

Sí amigas, detrás del unicornio hay una mujer de carne y hueso -y después de ser madre más carne que hueso, vale-. Porque los unicornios no existen, ¡sorpresa! Como tampoco existe la maternidad de color de rosa que siempre nos han vendido. Lo siento, pero alguien tenía que gritarlo para que las que vienen detrás sepan a lo que se enfrentan y no se sientan desamparadas -o bichos raros-.



Y de esto, precisamente, va el proyecto con el que arrancó toda esta locura. De maternidad real contada desde la perspectiva de una mujer, servidora, que se quedó embarazada y flipó, porque nada era tan fácil, bonito y mágico como le habían contado. Más bien era pesado, nauseabundo y doloroso. Y cuando parió y se convirtió en madre, OMG, la cosa empeoró. Y se sintió estafada.
Así que aporreando mi teclado, empecé a vomitar más que durante todo el embarazo, llenando páginas de miserias sobre la maternidad real en forma de poemas. ¡Qué catarsis señoras! Desde entonces, lo vivo todo con más paciencia, naturalidad y alegría. Porque nada es tan rosa como lo pintan pero, por suerte, tampoco es tan negro como parece.
Pasen, vean, disfruten y siéntanse acompañadas que, afortunadamente, no están solas en esta difícil pero increíble aventura llamada MATERNIDAD.

Foto: Mi Bebestia y yo viviendo a tope la maternidad real.